Guía para aprender cómo mezclar música de forma sencilla

In News by GRADOZERO BEATS

¿Te gustaría aprender cómo mezclar música para convertirte en un profesional de la cabeza a los pies? Si no tienes mucha experiencia, y se te hacen algo complicados los principales conceptos, en Gradozero Beats te explicaremos todo lo que necesitas saber y te daremos una serie de pautas para seguir un proceso detallado de mezcla de sonidos.

¡Estamos hablando de un mundo totalmente creativo! No valdrá simplemente con adherirte a las fases descritas, sino que deberás dar rienda suelta a tu imaginación y dejarte llevar para componer y mezclar las canciones de una manera atractiva.

Debes estar atento: existe una gran cantidad de productores en el mercado de la música, y cada uno de ellos cuenta con un estilo propio que los posiciona en una franja característica para resaltar ante el resto. Por ello, además de conocer todos los detalles sobre cómo mezclar canciones, debes encontrar tu esencia.

¿En qué consiste la mezcla de música?

“Despacio y con buena letra” se ha dicho siempre en mi casa, y es que antes de saber en qué consiste el proceso de cómo mezclar música, por lo menos tendrás que conocer los principales conceptos y claves para su entendimiento.

Además, este no siempre será el mismo para cada persona; aquí tienen un papel fundamental el tipo de programa digital que utilices, los distintos canales que apliques en su feed, y, por supuesto, tu estilo propio.

Ahora bien ¿qué es la mezcla de música? Se trata del procedimiento a través del cual se unen en armonía todos los elementos que forman parte de una canción: las voces, el instrumental, los efectos, y muchos otros, con el fin de que ningunos se opaquen entre sí y se escuchen de forma correcta.

No obstante, como ya sabrás, no podemos mezclar los diferentes tipos de música de la misma manera; sería como instalar el motor de un coche igual que el motor de una lavadora, cada uno tiene diferentes procedimientos y, por ello, deberás tenerlo en cuenta con anterioridad.

Para llevarlo a cabo, lo ideal sería que reconocieras los diversos compases, estructuras, tiempos y frases de la música actual del mercado (rap, dance, house, latino, techno…etc.), pero, a veces, los mejores sonidos aparecen de la improvisación.

Es aquí donde el oído, la experiencia, y la pasión del productor por la música salen a la luz, y permitirán adaptar una canción de forma estimulante para resaltar por delante de otros músicos del sector en cómo mezclar música.

Primer paso: elige el mejor programa de mezcla

Uno de los primeros pasos que debes seguir para saber cómo mezclar música en casa de forma sencilla, es el de elegir el mejor programa digital, también llamado DAW (Digital Audio Workstation), o aquel que se adapte de forma óptima a tus necesidades como usuario.

¿Te decantas por una aplicación fácil para principiantes? En ese caso, el Adobe Audition cumple con todas las funciones que necesitas, y te permite presumir de todos tus sonidos con la mayor calidad.

Por otro lado, si prefieres hacerte con una herramienta de cómo mezclar canciones más enrevesada y compleja, o, mejor dicho, para profesionales, el Pro Tools es uno de los más extensos del mercado y el mayormente utilizado por especialistas.

Sea cual sea tu decisión, lo más importante es que te limites solo a utilizar uno y conocerlo a fondo, no ir cambiando sobre la marcha; de esta manera, conseguirás los mejores sonidos y una gran cantidad de beneficios a largo plazo.

Conceptos a tener en cuenta sobre cómo mezclar canciones

¡Parada en el trayecto! Sabemos que, cada vez más, estás aprendiendo a cómo mezclar música profesionalmente, pero antes de explicarte todos los pasos es fundamental que conozcas los conceptos básicos de las pistas y todas las partes en las que se divide una canción.

¿La razón? Antes de construir un edificio, es importante conocer cómo se sientan las bases y se levantan las paredes y pisos correspondientes; solo de esta manera, podremos hacer un buen trabajo con resultados satisfactorios.

Tiempo

El tiempo es la unidad más pequeña que compone un compás en una pista musical. Si estás escuchando una canción, de forma innata mascarás el ritmo dando golpes con el pie en el suelo o haciendo palmas. ¿Ya te va sonando más? Pues cada uno de esos golpes o beats forman una estructura completa a la que se le llama tiempo.

Estas estructuras finales pueden darse con diferentes velocidades o acentuaciones, marcando tiempos completamente diversos con los que, finalmente, se crearán los compases de cómo mezclar música. Por ejemplo, estos se cuentan de la siguiente manera: 1-2-3-4, 1-2-3-4…

Compás

Como ya hemos mencionado, un compás es un conjunto de tempos o golpes, siendo el más característico y usado por los productores musicales el 4×4; por ello, podemos decir que un compás es un conjunto de 4 golpes.

De esta manera, y para reconocer su sintonía, debes sabes que el primer golpe será el fuerte, y el resto los suaves, leyéndolo de la siguiente manera: 1-2-3-4, 2-2-3-4, 3-2-3-4, 4-2-3-4… y así sucesivamente.

¿Por qué es importante conocer esto para saber cómo mezclar música? Pues porque si sabemos reconocer el primer compás en una canción, podremos soltarlo al principio de la mezcla de manera correcta y sin errores.

Frase

Por último, encontramos la frase. ¿En qué consistiría esta? Pues en el conjunto formado por un total de grupos de pares de 4 compases. Aunque, generalmente, en la música de baile se forman frases de 8, por lo que esta ha sido la definición más correcta y recurrente en el sector de la música.

El siguiente paso de cómo mezclar música, sería el de aprender a reconocer una frase dentro de una pista. Inconscientemente, podemos identificarla con los cambios en la instrumental, en las estrofas o estribillo, o en subidas que dan lugar a un momento de clímax en la canción.

No obstante, podemos detectar algunos cambios de frase atendiendo a los siguientes factores que normalmente pasamos por alto: un golpe de platos o de plato invertido, un sonido como el de un sintetizador o una explosión que llegan a un clímax, golpes de batería o redobles, y la intrusión de un instrumento o vocalista que acaban su momento.

Los 6 pasos fundamentales de cómo mezclar música

¡Llega el momento más esperado! En Gradozero Beats, explicaremos cómo mezclar música de forma sencilla siguiendo los 6 principales pasos. A pesar del gran valor que cumple la creatividad y el estilo propio en este trabajo, seguir una agenda de tareas no solo supone un alivio para los más organizados, sino que te asegura un trabajo óptimo.

Se trata de un procedimiento al que hay que dedicarle pasión y tiempo, por lo que tenlo en cuenta antes de comenzarlo y plantarte a la mitad del mismo. ¡Los mejores trabajos se sacan del esfuerzo y la constancia!

1. Pre-mezcla: grabación y organización de los elementos

Lo primero es abrir el secuenciador o DAW y grabar cada uno de los elementos que van a formar parte de la canción: la instrumental y las voces (voz principal, refuerzos, coros, estribillo, extras, etc.), y añadirlas al programa en sus propios canales.

Puede que te sorprenda, pero para las personas más organizadas, este paso es esencial en cualquier proceso de aprendizaje; al comenzar, es fundamental que organices todas las pistas de audio que vas a mezclar, ya que esto no solo facilita el trabajo, sino que permite que tardes mucho menos tiempo en llevarlo a cabo y empezar con la parte divertida.

Categoriza cada pista de sonido con el nombre de su elemento (por ejemplo: “Guitarra” o “Voz principal”), organízalo por colores, y comienza el proceso de cómo mezclar música de forma sencilla.

2. Ajuste del volumen de las pistas

El primer paso de la mezcla de una canción, es el de asegurarte de que todas las pistas que has añadido suenen a un volumen adecuado, y no interfieran con la esencia del resto. Es decir, puede que la estrofa que has creado con la guitarra sea espectacular, pero si no se escucha la voz por encima no tendrá mucho atractivo.

¿Te imaginas un “Bohemian Rhapsody” con su percusión y sonidos característicos, pero sin la voz de Freddie Mercury? ¿O un “Bendiciones”, de Bad Bunny, sin su correspondiente instrumental de trap? La correcta fusión del volumen de todos sus factores es la clave del éxito.

3. Panning: añade movimiento a tus sonidos

Imagina tu espectro de sonido como si fuera el escenario de un concierto; ¿qué lugares ocupan el cantante, la guitarra, o la batería? Esto es importante para conseguir una buena acústica de la canción, y de la misma manera funciona en la edición digital.

El panning es el ancho de la mezcla, toda la amplitud que esta consigue de la izquierda a la derecha de tu barra estéreo. Para llevarlo a cabo de forma correcta, lo ideal es que pongas los sonidos más graves y de frecuencias bajas (bombos o bajo) justo en el centro, y los más agudos y de frecuencias altas a los lados.

No obstante, al colocarlos en su lugar correspondiente, debemos vigilar el darle demasiada amplitud estéreo, ya que podría salirse de fase y ser un problema grabe en la pista.

Pero te preguntarás: ¿todo esto con qué fin? Como ya hemos dicho, no solo crea una acústica perfecta, sino que añade movimiento y contraste al sonido, provocando así una mayor calidad y contraste para evitar una pista de sonido plana.

4. Ecualización: la modificación de frecuencias

¿Qué es la ecualización? Es lo primero que te preguntarás al leer nuestro post, y es que se trata de una de las partes más importantes a la hora de saber cómo mezclar música o canciones de forma digital. ¡Atento a sus características!

Ecualizar consiste en la modificación, potenciación, recorte y equilibrio de todas las frecuencias de una pista de audio, todo con el fin de conseguir alcanzar el sonido que más nos guste, ya sea con frecuencias más altas o más bajas.

Gracias a este proceso no solo damos claridad al conjunto de la mezcla, sino que impedimos que cada uno de los instrumentos pueda solaparse con el resto, definimos la pista, eliminamos todos aquellos ruidos indeseados, y ubicamos los elementos de sonido en su lugar correspondiente para conseguir un sonido lo más armónico posible.

5. Compresión: dominar el rango dinámico

El proceso de compresión de la pista de audio se encarga de gestionar el margen dinámico, pero, ¿qué son las dinámicas y qué función cumplen? ¡No te agobies! Sabemos que son muchos conceptos sobre cómo mezclar música, pero en cuanto lo expliquemos los dominarás a la perfección.

Las dinámicas son el espacio existente entre la parte más fuerte de un sonido y la más suave tanto de un sonido en específico como de una canción completa. Por ejemplo, si das un golpe a un tambor, el momento de pasar del punto más potente al más débil sería el espectro dinámico.

Es aquí donde entra en combate el compresor, ese elemento que se encarga de equilibrar las frecuencias: elevar las partes más tranquilas de la canción, y reducir el sonido de las más fuertes, proporcionando un sonido firme y balanceado.

A causa de su uso, podremos captar la atención de los oyentes dándole a la música legibilidad, naturalidad y equilibrio. ¡Es la herramienta perfecta para los principiantes!

6. Los efectos de sonido

¡Ya hemos llegado al último paso sobre cómo mezclar música! Y cómo no, disfrutarás como un niño del uso de efectos de sonido para tu pista, siendo también importante para disponer los instrumentos y los espacios de las frecuencias de forma óptima.

Es aquí donde aparecen efectos como el reverb, el delay, la ecualización sustractiva, la ecualización aditiva, modulación, distorsión, y los ajustes de panorama y niveles de las pistas; gracias a ellos, conseguiremos cierta claridad en cada uno de los elementos, separación y equilibrio de instrumentos, y armonía final.

Contrata los mejores servicios con Gradozero Beats

¿Pensando en cómo mezclar tu música? ¡También puedes confiar en nosotros! Contamos con los mejores servicios de mezcla y mastering del sector musical y un equipo amplio de profesionales que harán magia en tus creaciones.

Ponte en contacto con nosotros y resolveremos tus dudas sobre cómo mezclar canciones sin ningún tipo de compromiso. ¡Adelante y no te quedes atrás!